miércoles, 28 de noviembre de 2018

MI CORAZÓN ES COMO UN...¿DENTÍFRICO?

La siguiente actividad nos sirve para trabajar el respeto, el compañerismo y la empatía de nuestro alumnado. Es decir, debemos pensar en las consecuencias que pueden tener nuestras acciones. Porque cuando le faltamos el respeto a un compañero y amigo, su corazón se queda igual que un tubo de dentífrico: VACÍO.

¿Qué sucede cuando tenemos que vaciar un dentífrico?
Seguramente, en cuestión de segundos, el tubo quedará totalmente exprimido y vacío.




¿Cuánto cuesta volver a llenar ese tubo?
Seguramente, aunque pongamos todo nuestro empeño y esfuerzo...no conseguiremos nuestro objetivo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario